Haga sus donaciones a Amauta

Declaraciones

Por qué decimos NO al acuerdo de CONARE sobre el FEES

Por: Juventud Partido Obrero Socialista
Artículo publicado en Amauta con permiso y por medio del Partido Obrero Socialista de Costa Rica (POScr)

Publicado el: Jueves, 2 de septiembre del 2010

Se ha dicho por parte de los rectores que este acuerdo es un triunfo en el marco de la situación fiscal del país y de las posibilidades del Estado y que el mismo  frena a los sectores enemigos de la educación pública. “No es lo optimo, pero sí lo posible” señalan. Por su parte, los sectores “críticos” lo señalan como  “no el mejor pero tampoco un mal acuerdo”.

Nosotros, en cambio, afirmamos que  el Gobierno impuso su política de restricción al gasto público y avanza en el desmantelamiento de la Educación Superior Pública y en su direccionamiento de la misma para su proyecto económico “neoliberal”, orientado a las  demandas del proyecto TLC.

Los numeritos hablan

Se hacen muchos números respecto a los porcentajes alcanzados en la negociación. Los cálculos felices pero mentirosos dicen que se ha obtenido un 7%, algunos se atreven a afirmar que sería un 8% con los 5.000 millones de colones extraordinarios de “bono” por este año, e ilusionan a la Comunidad Universitaria y al país con un futuro 1.5% del PIB que se alcanzaría después del 2013.

Empecemos por aclarar que los 5.000 millones de colones no compensan el año  de atraso que tuvo el FEES que debió negociarse el año pasado y habría obligado a las Universidades a hacer sub ejecuciones este año que sobrepasan esos 5.000 millones inclusive.

Pero la realidad de los números es que el 7% será solo por dos años. Los siguientes tres años del convenio son tan oscuramente inciertos que el Gobierno se compromete a garantizar el piso de 4.5%. Esto porque la posibilidad de subir al 1.5% del PIB para la Educación Superior Pública está sujeto al incremento de la carga tributaria del 13.4% actual al 15.9% y a que se apruebe el Plan Fiscal que el Gobierno tiene entre manos para este año.

Si aún se incrementaran los impuestos con el  “cheque en blanco” otorgado por los Rectores para que el Gobierno meta nuevos impuestos y que sabemos quienes terminarán pagando, no existe ningún compromiso del Gobierno de llegar al 1.5% del PIB sino “hasta el final del Convenio”. Pero hay más: Todo dependerá del comportamiento del PIB. Y si la tasa de crecimiento, en medio de la incertidumbre de la crisis económica mundial y del país, no pasa de un modesto 3.5%, que no es descartable porque no aparece tan cercana una “recuperación” de la economía capitalista, ni a nivel mundial ni a nivel local, el presupuesto  universitario alcanzaría un7.5%  (Ver datos del economista y catedrático de la UNED Luis Paulino Vargas al respecto en http://www.argenpress.info/2010_08_30_archive.html)

Cuando dos más dos no son cuatro

A fin de cuentas debemos ser claros. El Gobierno metió “ gato por liebre”. Sumados los dos 7% de los dos primeros años mas los 4.5% de piso de los siguientes tres años, que es lo único real, tendríamos un promedio anual de un 5.54% que a lo sumo, con un buen crecimiento del PIB, dice Luis Paulino Vargas de un 6% del PIB, haría pasar el presupuesto a un 10% de crecimiento, tendríamos un 7.5% o un 8% de promedio en los cinco años del Convenio.

Seamos serios, el Gobierno se impuso con lo que había decidido, un 4.5% con algunas modificaciones muy leves hacía arriba y fundamentalmente haciendo la mejor campaña para traficar el nuevo Paquetazo de impuestos: El condicionamiento del incremento del 1.5% del PIB a dicha aprobación de impuestos con el respaldo del CONARE.

Promesa de un préstamo sin discutir condiciones

Los 200 millones de dólares repartidos entre las cuatro universidades en partes iguales y por tanto desproporcionado, es solo un ofrecimiento pues deben buscar acreedor, el cual impondrá las condiciones políticas del préstamo y luego debe pasar a ser aprobado por la Asamblea Legislativa.  Qué necesidad tiene el Gobierno de condicionar este “apoyo”  extraordinario a un préstamo. Este préstamo no es otra cosa que un mecanismo de control directo sobre dineros extras que otorgará y para inversión “estratégica” señala el Acuerdo. Y el criterio de estrategia sabemos que es político.

Una acuerdo de corta vida que lleva a recortes

El Gobierno avanza en sus planes por imponer las políticas de restricción del gasto público obligando a las universidades a las sub ejecuciones y a una política restrictiva o recesiva. Obliga a presupuestar sobre la perspectiva real del 4.5%,  que es lo único seguro. Tendrán que programar no por cinco años sino solo por dos, teniendo que limitarse en proyectos de mayor alcance de tiempo. Se comprometen los rectores a aplicar criterios de productividad para la fijación salarial por cuanto aceptan  “que los sistemas de incentivos respondan primordialmente a consideraciones de calidad y mérito en el desempeño de las funciones” lo que eliminaría lo establecido en acuerdos salariales y convenciones colectivas de los trabajadores.

Avanza el proyecto de Universidad al servicio del Teleceismo

El Gobierno se impone también al poner al servicio del proyecto económico en función de las necesidades de los sectores  capitalistas que representa, al comprometer a las Universidades en el desarrollo de investigación científica y tecnológica  respecto a las “metas nacionales”, al servicio de un ambiguo concepto de “sectores sociales” y un concreto concepto de beneficio para los sectores “productivos”, que no son los paperos de Tierra Blanca de Cartago, desde luego. Así como introducir a las universidades en el sistema nacional de innovación que sabemos bien va dirigido a darle soporte público con aportes de ingenio e innovación a las empresas privadas.

SINAES y no CONARE decidirán las carreras, el currículo y los planes de estudio

La acreditación como mecanismo de control y regimentación de todas las universidades bajo los criterios del SINAES que son los criterios del Gobierno teleceísta y al servicio del proyecto “neoliberal” se impondrá con el condicionamiento de este acuerdo de “aplicar, mediante un cronograma gradual, la Ley del SINAES, de manera que se garantice que la contratación de profesionales en instituciones del Estado requerirá que la carrera de la que provienen esté acreditada”. De tal forma que los mismos estudiantes presionarán para que su Carrera sea acreditada porque el Gobierno pondrá como requisito para la contratación que el título provenga de una carrera acreditada por SINAES.

Decimos NO al Acuerdo por el contenido de fondo del mismo. Por el objetivo de favorecer la restricción del gasto público. Por el chantaje para que haya nuevos impuestos al pueblo. Por la orientación directa  de las universidades al servicio de los “sectores productivos” que son fundamentalmente los vinculados al proyecto país del TLC. Por la violación a los derechos laborales que quedan comprometidos con la política de incentivos por productividad. Por la incertidumbre que deja el convenio con dos años seguros y tres inciertos. Por el mecanismo de control de los programas de estudio y el currículo que se saca del seno de  cada universidad con su autonomía y del CONARE  mismo y pasa a ser el SINAES el ente verdaderamente rector de la educación superior. Y por último, porque CONARE nunca aceptó el mecanismo de consulta a las comunidades universitarias y a los sectores que lucharon en este movimiento y decidió autoritariamente someterse al arrinconamiento del Gobierno y firmar inconsultamente. Porque CONARE se negó a trasladar esta lucha a la Asamblea Legislativa que le hubiera correspondido discutir el presupuesto para las universidades del próximo año y colocar a nivel nacional la discusión respecto del proyecto de universidad pública y de las necesidades para que pudiera funcionar sin tener que ser chantajeada con el apoyo al Plan Fiscal y a aceptar las demás imposiciones del Gobierno ya citadas.

A la lucha, VOLVEREMOS

La lucha por el Presupuesto para la Educación Superior Pública ha tenido el primer round y se ha perdido. Pero el problema resurgirá dentro de dos años con mayor exacerbación cuando entren a jugar las variables del Plan Fiscal y la realidad económica del PIB.

¿En qué condiciones lo haremos? Desde una importante derrota porque las dirigencias sindicales y federaciones estudiantiles universitarias mostraron sus límites en cuanto a estar comprometidas con la política de supeditación a CONARE y a sus respectivas Rectoras y Rectores.

Porque esas dirigencias son “economicistas” y todo lo reducen a que se garantice un ajuste salarial, unas becas o cosas similares y terminan capitulando en aras de la promesa de mantención de miserables condiciones económicas.

Porque esas dirigencias, en aras de mantenerse en el aparato y la cúpula no apelaron ni apelarán al movimiento de masas más que para el activismo de “la calle”  y no confía en la capacidad de gestión, organización y lucha del movimiento de masas ni en los mecanismos democráticos de base (que no son las formales y distorsionadas “Asambleas generales” que convocaba Sindeu y Feucr, que son tan generales que se podían hacer hasta en el Pretil). Porque solo las asambleas por Escuela y Facultad coordinadas luego en una instancia general, democrática y pegada a las bases podrá ser el método de lucha verdaderamente asambleario( No la asamblea con tomas hechas o decisiones ya tomadas por los dirigentes y desde las cuales se llama a “asamblea” para decidir lo que ya está decidido de antemano con la acción divorciada de las masas y).

Refundar los sindicatos y las Federaciones estudiantiles

Reorganizar el movimiento estudiantil y el movimiento de los trabajadores universitarios es una tarea imprescindible para el segundo round de la lucha presupuestaria. Construir una nueva dirigencia que tenga claramente como principios la independencia del Gobierno, de los partidos de la burguesía y de los Rectores, así como el principio que los dirigentes mandan obedeciendo lo que decidan en asambleas las bases y el principio de la unidad que solo el mecanismo democrático y desde abajo puede garantizar y en contra del voluntarismo, el ultraizquierdismo y el ocultamiento de la verdad a las masas.

Refundar los sindicatos universitarios. Refundar la Federación de Sindicatos Universitarios. Refundar la FEUCR y las asociaciones, la Federación de Federaciones estudiantiles sobre nuevas bases, como verdaderos instrumentos de lucha, independientes de la burguesía y sus representantes, democráticas, antiburocráticas, donde las bases decidan y con una nueva dirigencia que encarne estos principios, es la gran tarea para no recibir otra paliza y  no ver a la derecha campear por los campus universitarios sobre una nueva derrota. En esta tarea el Partido Obrero Socialista pone todo su esfuerzo y ofrece una trinchera a todos los trabajadores y estudiantes honestos y revolucionarios.

  • http://chingcomenta.blogspot.com dvching

    Uds mismos lo dicen… los números hablan.

    Anterior al acuerdo firmado el FEES correspondía a un 1,05% del PIB (0.19% menos de lo que da el gobierno) esto sujeto a las variaciones del mismo. Precisamente por la crissi que dus señala se negoció un crecimiento paralelo al FEES, para evitar que los vaibenes de la economía afecten el crecimiento del fondo. También se debe tomar en cuenta que el fondo se negocia sobre una base impositiva creciente en términos reales, por lo cual el 4,5% de crecimiento que uds señalan corresponde a un crecimiento nominal (y real) mucho mayor al 10% promedio que señalan algunos sectores en pasados momentos del FEES.

    Por otra parte, yo si creo que los estudiantes debemos manifestarnos, pero no a favor de un FEES mayor, sino en busca de una mejor administración del mismo, al menos en la UCR (que es a la cual yo pertenezco). SOLO la esta isntitución presenta un presupuesto subejecutado cercano a un 8,9% del monto del FEES Total, (tomando en cuenta que a la U le corresponde un 60% del FEES, esto -si mis cálculos no fallan- corresponde a un 14,8% aproximadamente del monto del FEES que va a la UCR). Por otra parte presenta un superávit mayor al 10% del FEES total (de nuevo si mis cálculos no fallanesto corresponde a un 16,6% aproximadamente del presupuesto del FEES que va a la UCR). Es claro ante estos números, que la UCR no tiene realmente un problema de financiamiento, sino de administración de recursos. Por lo cual insto a que se busque, desde el estudiantado, una administración de recursos más eficiente y más acorde con las necesidades estudiantiles.

    Dicho sea de paso, poco creo que tenga que ver una ”reforma fiscal” con un ”proyecto neoliberal”. El neoliberalismo plantea una liberalización absoluta del mercado, por el contrario, una reforma fiscal vendría a ser lo que se llama una intervención estatal en el mercado, puesto que reduce las perdidas de eficiencia de la economía y disminuye el bienestar neto de la sociedad en términos de pareto (Es importante especificar que es en términos de pareto, puesto que yo particularmente no comparto la definición de bienestar social que da Wilfredo Pareto, pero es a la que se atan los neoliberales).

    Posdata: no entiendo que tiene de malo que: ”los sistemas de incentivos respondan primordialmente a consideraciones de calidad y mérito en el desempeño de las funciones”, pero esto ya es un juicio de valor.. Precisament desde mi punto de vista , los aumentos salariales tienen2 principales finalidades: contrarrestar el efecto de la inflación y premiar la buena calidad en gestión, por lo cual, desde mi perspectiva, un aumento real salarial estacionario no tiene sentido, nominalmente, un aumento salarial estacionario tiene mucho sentido, pero en términos reales, no.
    (Por cierto, el artículo del economista al que hacen referencia dista bastante de la posición que uds muestran tomar, basta ver la conclusión del mismo, cito ”El acuerdo logrado, si bien se aleja del inviable 13%, también está muy por encima de los ofrecimientos que los ministros sostuvieron, de forma inflexible, por muchos meses. Mirado sobre el telón de fondo de la realidad económica de Costa Rica y el contexto político en que las universidades se mueven, constituye un acuerdo bastante aceptable” (Vargas, 2010).

Lunes, 20 de octubre del 2014
Las divisiones políticas son de esperar en todo gobierno, sin embargo en la lucha por mantener el “alma” del PAC, el presidente de la república ha preferido proteger a...
Encuestas
    • ¿Se puede curar la homosexualidad?

      Loading ... Loading ...