Haga sus donaciones a Amauta

Internacionales

The Great Pakistani Deluge Never Happened

Publicado el: Viernes, 10 de septiembre del 2010

Traducción en español abajo

Article published in Amauta with permission from TomDispatch and the author

Source: TomDispatch

Ali Mardan leads his two donkeys through the flooded village of Karampur in Pakistan's Sindh province. (Photo: Akhtar Soomro/REUTERS)

Don’t Tune In, It’s Not Important

by Juan Cole

The Great Deluge in Pakistan passed almost unnoticed in the United States despite President Obama’s repeated assertions that the country is central to American security.  Now, with new evacuations and flooding afflicting Sindh Province and the long-term crisis only beginning in Pakistan, it has washed almost completely off American television and out of popular consciousness.

Don’t think we haven’t been here before. In the late 1990s, the American mass media could seldom be bothered to report on the growing threat of al-Qaeda.  In 2002, it slavishly parroted White House propaganda about Iraq, helping prepare the way for a senseless war.  No one yet knows just what kind of long-term instability the Pakistani floods are likely to create, but count on one thing: the implications for the United States are likely to be significant and by the time anyone here pays much attention, it will already be too late.

Few Americans were shown — by the media conglomerates of their choice — the heartbreaking scenes of eight million Pakistanis displaced into tent cities, of the submerging of a string of mid-sized cities (each nearly the size of New Orleans), of vast areas of crops ruined, of infrastructure swept away, damaged, or devastated at an almost unimaginable level, of futures destroyed, and opportunistic Taliban bombings continuing.  The boiling disgust of the Pakistani public with the incompetence, insouciance, and cupidity of their corrupt ruling class is little appreciated.

The likely tie-in of these floods (of a sort no one in Pakistan had ever experienced) with global warming was seldom mentioned.  Unlike, say, BBC Radio, corporate television did not tell the small stories — of, for instance, the female sharecropper who typically has no rights to the now-flooded land on which she grew now-ruined crops thanks to a loan from an estate-owner, and who is now penniless, deeply in debt, and perhaps permanently excluded from the land.  That one of the biggest stories of the past decade could have been mostly blown off by television news and studiously ignored by the American public is a further demonstration that there is something profoundly wrong with corporate news-for-profit.  (The print press was better at covering with the crisis, as was publically-supported radio, including the BBC and National Public Radio.)

In his speech on the withdrawal of designated combat units from Iraq last week, Barack Obama put Pakistan front and center in American security doctrine, “But we must never lose sight of what’s at stake. As we speak, al-Qaeda continues to plot against us, and its leadership remains anchored in the border regions of Afghanistan and Pakistan.”  Even if Pakistan were not a major non-NATO ally of the United States, it is the world’s sixth most populous country and the 44th largest economy, according to the World Bank.  The flooding witnessed in the Indus Valley is unprecedented in the country’s modern history and was caused by a combination of increasingly warm ocean water and a mysterious blockage of the jet stream, which drew warm, water-laden air north to Pakistan, over which it burst in sheets of raging liquid.  If the floods that followed prove a harbinger of things to come, then they are a milestone in our experience of global warming, a big story in its own right.

News junkies who watch a lot of television broadcasts could not help but notice with puzzlement that as the cosmic catastrophe unfolded in Pakistan, it was nearly invisible on American networks.  I did a LexisNexis search for the terms “Pakistan” and “flood” in broadcast transcripts (covering mostly American networks) from July 31st to September 4th, and it returned only about 1,100 hits.  A search for the name of troubled actress Lindsay Lohan returned 653 search results in the same period and one for “Iraq,” more than 3,000 hits (the most the search engine will count).  A search for “mosque” and “New York” yielded 1,300 hits.  Put another way, the American media, whipped into an artificial frenzy by anti-Muslim bigots like New York gubernatorial candidate Rick Lazio and GOP hatemonger Newt Gingrich, were far more interested in the possible construction of a Muslim-owned interfaith community center two long blocks from the old World Trade Center site than in the sight of millions of hapless Pakistani flood victims.

Of course, some television correspondents did good work trying to cover the calamity, including CNN’s Reza Sayah and Sanjay Gupta, but they generally got limited air time and poor time slots. (Gupta’s special report on the Pakistan floods aired the evening of September 5th, the Sunday before Labor Day, not exactly a time when most viewers might be expected to watch hard news.)  As for the global warming angle, it was not completely ignored.  On August 13th, reporter Dan Harris interviewed NASA scientist Gavin Schmidt on ABC’s “Good Morning America” show at 7:45 am.  The subject was whether global warming could be the likely cause for the Pakistan floods and other extreme weather events of the summer, with Schmidt pointing out that such weather-driven cataclysms are going to become more common later in the twenty-first century.   Becky Anderson at CNN did a similar segment at 4 pm on August 16th.  My own search of news transcripts suggests that that was about it for commercial television.

The “Worst Disaster” TV Didn’t Cover

It’s worth reviewing the events that most Americans hardly know happened:

The deluge began on July 31st, when heavier than usual monsoon rains caused mudslides in the northwest of Pakistan.  Within two days, the rapidly rising waters had already killed 800 people.  On August 2nd, the United Nations announced that about a million people had been driven from their homes. Among the affected areas was the Swat Valley, already suffering from large numbers of refugees and significant damage from an army offensive against the Pakistani Taliban in the spring-summer of 2009. In the district of Dera Ismail Khan alone, hundreds of villages were destroyed by the floods, forcing shelterless villagers to sleep on nearby raised highways.

The suddenly homeless waited in vain for the government to begin to deliver aid, as public criticism of President Asaf Ali Zardari and Prime Minister Yousuf Raza Gilani surged.  President Zardari’s opulent trip to France and Britain (during which he visited his chateau in Normandy) at this moment of national crisis was pilloried.  On August 8th in Birmingham, England, a furious Pakistani-British man threw both his shoes at him, repeating a famously humiliating incident in which an Iraqi journalist threw a shoe at President George W. Bush.  Fearing the response in Pakistan, the president’s Pakistan People’s Party attempted to censor the video of the incident, and media offices in that country were closed down or sometimes violently attacked if they insisted on covering it.  Few or no American broadcast outlets appear to have so much as mentioned the incident, though it pointed to the increasing dissatisfaction of Pakistanis with their elected government.  (The army has gotten better marks for its efficient aid work, raising fears that some ambitious officers could try to parlay a newfound popularity into yet another in the country’s history of military coups.)

By August 5th, the floods had taken an estimated 1,600 lives, though some aid officials complained (and would continue to do so) that the death toll was far larger than reported.  Unlike the Haitian earthquake or the BP oil spill in the Gulf of Mexico, this still building and far more expansive disaster was initially greeted by the world community with a yawn.   The following day, the government evacuated another half-million people as the waters headed toward southern Punjab.  At that point, some 12 million Pakistanis had been adversely affected in some way.  On August 7th, as the waters advanced on the southernmost province, Sindh, through some of the country’s richest farmlands just before harvest time, another million people were evacuated.  Prime Minister Gilani finally paid his first visit to some of the flood-stricken regions.

By August 9th, nearly 14 million people had been affected by the deluge, the likes of which had never been experienced in the region in modern history, and at least 20% of the country was under water.  At that point, in terms of its human impact, the catastrophe had already outstripped both the 2004 tsunami and the 2010 Haiti earthquake.  On August 10th, the United Nations announced that six million Pakistanis needed immediate humanitarian aid just to stay alive.

On August 14th, another half-million people were evacuated from the Sindhi city of Jacobabad.  By now, conspiracy theories were swirling inside Pakistan about landlords who had deliberately cut levees to force the waters away from their estates and into peasant villages, or about the possibility that the U.S. military had diverted the waters from its base at Jacobabad.  It was announced that 18 million Pakistanis had now been adversely affected by the floods, having been displaced, cut off from help by the waters, or having lost crops, farms, and other property.  The next day, U.N. Secretary-General Ban Ki-Moon, surveying the damage, pronounced it was “the worst disaster” he had ever seen.

The following week a second crest of river water hit Sindh Province.  On August 30th, it submerged the city of Sujawal (population 250,000).  The next day, however, there were a mere 16 mentions of Pakistan on all American television news broadcasts, mostly on CNN.  On Labor Day weekend, another major dam began to fail in Sindh and, by September 6th, several hundred thousand more people had to flee from Dadu district, with all but four districts in that rich agricultural province having seen at least some flooding.

Today, almost six million Pakistanis are still homeless, and many have not so much as received tents for shelter.  In large swaths of the country, roads, bridges, crops, power plants — everything that matters to the economy — were inundated and damaged or simply swept away.  Even if the money proves to be available for repairs (and that remains an open question), it will take years to rebuild what was lost and, for many among those millions, the future will mean nothing but immiseration, illness, and death.

Why the Floods Weren’t News

In the United States, the contrast with the wall-to-wall cable news coverage of the Haitian earthquake in January and the consequent outpouring of public donations was palpable.  Not only has the United Nations’ plea for $460 million in aid to cover the first three months of flood response still not been met, but in the past week donations seem to have dried up.  The U.S. government pledged $200 million (some diverted from an already planned aid program for Pakistan) and provided helicopter gunships to rescue cut-off refugees or ferry aid to them.

What of American civil society?  No rock concerts were organized to help Pakistani children sleeping on highways or in open fields infested with vermin.  No sports events offered receipts to aid victims at risk from cholera and other diseases.  It was as if the great Pakistani deluge were happening in another dimension, beyond the ken of Americans.

A number of explanations have been offered for the lack of empathy, or even interest, not to speak of a visible American unwillingness to help millions of Pakistanis.  As a start, there were perfectly reasonable fears, even among Pakistani-Americans, that such aid money might simply be pocketed by corrupt government officials.  But was the Haitian government really so much more transparent and less corrupt than the Pakistani one?

It has also been suggested that Americans suffer from donor fatigue, given the string of world disasters in recent years and the bad domestic economy.  On August 16th, for instance, Glenn Beck fulminated: “We can’t keep spending. We are broke! Game over… no one is going to ride in to save you… You see the scene in Pakistan? People were waiting in line for aids [sic] from floods. And they were complaining, how come the aid is not here?  Look, when America is gone, who’s going to save the people in Pakistan? See, we got to change this one, because we’re the ones that always ride in to save people.”

Still, the submerging of a fifth of a country the size of Pakistan is — or at least should be — a dramatic global event and even small sums, if aggregated, would matter.  (A dollar and a half from each American would have met the U.N. appeal.)  Some have suggested that the Islamophobia visible in the debate about the Park 51 Muslim-owned community center in lower Manhattan left Americans far less willing to donate to Muslim disaster victims.

And what of those national security arguments that nuclear-armed Pakistan is crucial not just to the American war in Afghanistan, but to the American way of life?  Ironically, the collapse of the neoconservative narrative about what it takes to make the planet’s “sole superpower” secure appears to have fallen on President Obama’s head.  One of the few themes he adopted wholeheartedly from the Bush administration has been the idea that a poor Asian country of 170 million halfway around the world, facing a challenge from a few thousand rural fundamentalists, is the key to the security of the United States.

If the Pakistani floods reveal one thing, it’s that Americans now look on such explanations through increasingly jaundiced eyes.  At the moment, no matter whether it’s the Afghan War or those millions of desperate peasants and city dwellers in Pakistan, the public has largely decided to ignore the AfPak theater of operations.  It’s not so surprising.  Having seen the collapse of our financial system at the hands of corrupt financiers produce mass unemployment and mass mortgage foreclosures, they have evidently decided, as even Glenn Beck admits, it’s “game over” for imperial adventures abroad.

Another explanation may also bear some weight here, though you won’t normally hear much about it.  Was the decision of the corporate media not to cover the Pakistan disaster intensively a major factor in the public apathy that followed, especially since so many Americans get their news from television?

The lack of coverage needs to be explained, since corporate media usually love apolitical, weather-induced disasters.  But covering a flood in a distant Asian country is, for television, expensive and logistically challenging, which in these tough economic times may have influenced programming decisions.  Obviously, there is as well a tendency in capitalist news to cover what will attract advertising dollars.  Add to this the fact that, unlike the Iraq “withdrawal” story or the “mosque at Ground Zero” controversy, the disaster in Pakistan was not a political football between the GOP and the Democratic Party.  What if, in fact, Americans missed this calamity mostly because a bad news story set in a little-known South Asian country filled with Muslim peasants is not exactly “Desperate Housewives” and couldn’t hope to sell tampons, deodorant, or Cialis, or because it did not play into domestic partisan politics?

The great Pakistani deluge did not exist, it seems, because it was not on television, would not have delivered audiences to products, and was not all about us.  As we saw on September 11, 2001, and again in March 2003, however, the failure of our electronic media to inform the public about centrally important global developments is itself a security threat to the republic.

Juan Cole is the Richard P. Mitchell Professor of History and the director of the Center for South Asian Studies at the University of Michigan.  His latest book, Engaging the Muslim World, is just out in a revised paperback edition from Palgrave Macmillan. He runs the Informed Comment website. You can catch him discussing flooded Pakistan on the latest TomCast audio interview by clicking here or, to download it to your iPod, here.

El gran diluvio paquistaní nunca tuvo lugar: No lo sintonices, no es importante

Artículo publicado en Amauta con permiso de TomDispatch y del autor

Fuente: TomDispatch
Traducción: Germán Leyens, Rebelión


Introducción del editor de TomDispatch


¿Será extraño o más bien sintomático? Estas últimas semanas el comandante de la Guerra Afgana, general David Petraeus ha sido objeto de una “guerra mediática”. Ha otorgado entrevistas como si fueran regalitos en una fiesta. Sin embargo, que yo sepa, ni un solo entrevistador le preguntó algo como: “General Petraeus, el veinte por ciento de Pakistán, que supuestamente alberga a Osama bin Laden y a diversos grupos combatientes involucrados en la Guerra Afgana, se encuentra bajo agua. Carreteras, puentes, vías ferroviarias, y por lo tanto líneas de aprovisionamiento de EE.UU., han sido arrasadas. ¿Cómo espera que el cataclismo afecte a la Guerra Afgana a corto y a largo plazo?

En estas últimas semanas, la Guerra Afgana ha vuelto a ser noticia de primera plana. Sin embargo, un solo periodista –la heroica Carlotta Gatt del New York Times– ha pensado en concentrarse en el tema de cómo las inundaciones de estilo bíblico en Pakistán pueden afectar el esfuerzo bélico de EE.UU. y las líneas de aprovisionamiento que no dan más de sí y juegan un papel importante en el apoyo a las tropas de EE.UU. Mientras se leyó sobre el aumento de la violencia en Afganistán, el estado peligroso del Banco de Kabul, y muchos otros temas, la información sobre las inundaciones y la guerra ha sido nula, e incluso artículos especulativos sobre el tema han brillado por su ausencia.

No sabemos casi nada sobre cómo llegan ahora los suministros estadounidenses a Afganistán, o cuánto ha aumentado el coste de llevarlos allí, o cómo esto podría afectar las operaciones de EE.UU. en ese país. Considerando la escala de la catástrofe y el grado en el que EE.UU. está empotrado en la región, lo menos que se podría esperar sería que los medios estadounidenses estuvieran inundados de comentarios sobre lo que el evento podría significar para nosotros. Tom.

El gran diluvio paquistaní nunca tuvo lugar: No lo sintonices, no es importante

por Juan Cole

El Gran Diluvio en Pakistán pasó casi desapercibido en EE.UU. a pesar de las repetidas afirmaciones del presidente Obama de que ese país es central para la seguridad estadounidense.

Ahora, con nuevas evacuaciones e inundaciones que afectan a la provincia Sindh y la crisis a largo plazo que no ha hecho más que empezar en Pakistán, ha desaparecido casi por completo de la televisión de EE.UU. y de la conciencia popular.

No es la primera vez que sucede algo semejante. A finales de los años noventa, los medios de masa estadounidenses se preocupaban pocas veces de informar sobre la creciente amenaza de al-Qaida. En 2002 repitieron como loros propaganda de la Casa Blanca sobre Iraq, ayudando a allanar el camino para una guerra sin sentido. Nadie sabe todavía qué clase de inestabilidad a largo plazo crearán las inundaciones paquistaníes, pero hay que contar con una cosa: las implicaciones para EE.UU. serán significativas y para cuando alguien preste alguna atención aquí, ya será demasiado tarde.

Pocos estadounidenses vieron –en los conglomerados mediáticos de su elección– las escenas conmovedores de ocho millones de paquistaníes desplazados en ciudades de carpas, la sumersión de una serie de ciudades de tamaño mediano (cada una casi del tamaño de Nueva Orleans), vastas áreas de cultivos arruinados, infraestructuras arrastradas por las aguas, dañadas o devastadas en un nivel casi inimaginable, futuros destruidos, y la continuación de atentados oportunistas de los talibanes. No se aprecia la magnitud del disgusto ardiente del público paquistaní ante la incompetencia, despreocupación, y codicia de su corrupta clase gobernante.

Pocas veces se mencionó la probable relación de esas inundaciones (de un tipo que no se conocían en Pakistán) con el calentamiento global. A diferencia de, digamos, BBC Radio, la televisión corporativa no presentó las pequeñas historias –por ejemplo de la aparcera que en general no posee derechos sobre la tierra ahora inundada en la cual tenía cultivos, ahora arruinados, gracias a un préstamo de un terrateniente, y que ahora está sin un centavo, profundamente endeudada, y tal vez excluida permanentemente de la tierra. Que ésa, una de las historias más importantes del último decenio se haya excluido en su mayor parte por las noticias en la televisión y deliberadamente ignorada por el público estadounidense es una demostración más de que hay algo profundamente malo en las noticias corporativas motivadas por los beneficios. (La prensa escrita cubrió mejor la crisis, así como la radio con apoyo público, incluida la BBC y National Public Radio.)

En su discurso de la semana pasada sobre la retirada de determinadas unidades de combate de Iraq Barack Obama colocó a Pakistán al frente y al centro en la doctrina de seguridad de EE.UU.: “Pero nunca debemos perder de vista lo que está en juego. Mientras hablamos, al-Qaida sigue complotando contra nosotros, y su dirigencia sigue firmemente arraigada en las regiones fronterizas de Afganistán y Pakistán”. Incluso si Pakistán no fuera un importante aliado no-OTAN de EE.UU., es el sexto más poblado del mundo y su economía la número 44 por su tamaño, según el Banco Mundial. La inundación vivida en el Valle de Indus no tiene precedentes en la historia moderna del país y fue causada por una combinación de agua oceánica cada vez más caliente y un misterioso bloqueo de la corriente en chorro [Jet Stream], que atrajo aire caliente, cargado de agua, hacia el norte a Pakistán, donde estalló en furiosas cortinas de agua. Si las inundaciones que siguieron resultan ser un presagio de las cosas que nos esperan, constituyen un hito en nuestra experiencia con el calentamiento global, una gran historia de por sí.

Los adictos a las noticias que miran muchas transmisiones de televisión no pudieron dejar de notar con desconcierto que mientras la catástrofe cósmica se desarrollaba en Pakistán, ésta permanecía casi invisible en las redes estadounidenses. Hice una búsqueda LexisNexis de los términos “Pakistán” e “inundación” en transcripciones de emisiones (cubriendo casi todas las redes de EE.UU.) del 31 de julio al 4 de septiembre y produjo sólo unos 1.100 resultados. Una búsqueda del nombre de la atribulada actriz Lohan produjo 653 resultados en el mismo período y otra por “Iraq” más de 3.000 (el máximo que registra el motor de búsqueda). Una búsqueda de “mezquita” y “Nueva York” produjo 1.300 resultados. Dicho de otra manera, los medios estadounidenses, incitados a un frenesí artificial por fanáticos antimusulmanes como el candidato a gobernador de Nueva York Rick Lazio y el atizador de odio republicano Newt Gingrich, estaban mucho más interesados en la posible construcción de un centro comunitario interconfesional de propiedad musulmana a dos largas cuadras del antiguo sitio del World Trade Center que en ver a millones de desventuradas víctimas paquistaníes de las inundaciones.

Desde luego, algunos corresponsales de la televisión hicieron buen trabajo en el intento de cubrir la calamidad, incluidos Reza Sayah y Sanjay Gupta de CNN, pero generalmente se les concedió poco tiempo en el aire y malos horarios. (El informe especial de Gupta sobre las inundaciones en Pakistán se transmitió en la noche del 5 de septiembre, el domingo antes del Día del Trabajo, no exactamente la hora a la cual se podía esperar que la mayoría de los televidentes quieran ver noticias serias). En cuanto al aspecto del calentamiento global, no se igniró totalmente. El 13 de agosto, el periodista Dan Harris entrevistó al científico de la NASA Gavin Schmidt en el show “Good Morning America” de ABC a las 7.45 de la mañana. El tema fue si el calentamiento global podría ser la causa probable de las inundaciones en Pakistán y de otros eventos climáticos extremos del verano, y Schmidt señaló que semejantes cataclismos causados por el clima serán más comunes a medida que avanza el Siglo XXI. Becky Anderson de CNN presentó un segmento similar a las 4 de la tarde del 16 de agosto. Mi propia búsqueda de transcripciones de noticias sugiere que eso fue prácticamente todo en la televisión comercial.

El “peor desastre” que no fue cubierto por la televisión

Vale la pena considerar los eventos que la mayoría de los estadounidenses apenas saben que tuvieron lugar:

El diluvio comenzó el 31 de julio, cuando lluvias monzónicas más fuertes que de costumbre causaron deslizamientos de tierra en el noroeste de Pakistán. A los dos días, el rápido crecimiento de las aguas ya había matado a 800 personas. El 2 de agosto, las Naciones Unidas anunciaron que cerca de un millón de personas habían sido expulsadas de sus casas. Entre las áreas afectadas estaba el Valle Swat, que ya sufría de grandes cantidades de refugiados e importantes daños causados por una ofensiva del ejército contra los talibanes paquistaníes en la primavera y el verano de 2009. Sólo en el distrito de Dera Ismail Khan, cientos de aldeas resultaron destruidas por las inundaciones, obligando a los aldeanos sin casa a dormir en carreteras elevadas cercanas.

Los repentinamente desamparados esperaron en vano que el gobierno comenzara a entregar ayuda, y surgió la crítica pública al presidente Asaf Ali Zardari y al primer ministro Yousuf Raza Gilani. El opulento viaje del presidente Zardari a Francia y Gran Bretaña (durante el cual visitó su castillo en Normandía) en ese momento de crisis nacional fue criticado en público. El 8 de agosto en Birmingham, Inglaterra, un furioso paquistaní-británico le lanzó sus dos zapatos, repitiendo un famoso incidente humillante en el cual un periodista iraquí lanzó un zapato al presidente George W. Bush. Temiendo una reacción en Pakistán el Partido Popular de Pakistán del presidente intentó censurar el vídeo del incidente, y las oficinas encargadas de los medios en ese país fueron clausuradas o a veces atacadas violentamente si insistían en cubrirlo. Pocas o ninguna emisión estadounidense parecen haber mencionado el incidente, aunque apuntaba al creciente descontento de los paquistaníes con su gobierno elegido. (El ejército ha obtenido mejores notas por su eficiente trabajo de ayuda, aumentando los temores de que algunos oficiales ambiciosos puedan tratar de aprovechar su recuperada popularidad para dar uno más en la historia de golpes militares del país.)

Al llegar el 5 de agosto, las inundaciones se habían cobrado unas 1.600 vidas, aunque algunos funcionarios de la ayuda se quejaron (y lo siguieron haciendo) de que la cantidad de muertos fue muy superior a las informaciones. A diferencia del terremoto haitiano o el derrame de petróleo de BP en el Golfo de México, este desastre que sigue aumentando y que es mucho más amplio fue inicialmente recibido con un bostezo por la comunidad mundial. El día siguiente, el gobierno evacuó otro medio millón de personas cuando las aguas se dirigieron hacia el sur de Punjab. En ese momento, unos 12 millones de paquistaníes habían sido negativamente afectados de alguna manera. El 7 de agosto, cuando las aguas avanzaron sobre la provincia más meridional, Sindh, pasando por algunas de las tierras de cultivo más ricas del país justo antes de la cosecha, otro millón de personas fueron evacuadas. El primer ministro Gilani finalmente hizo su primera visita a algunas de las regiones afectadas por las inundaciones.

Hasta el 9 de agosto, cerca de 14 millones de personas habían sido afectadas por el diluvio, y por lo menos un 20% del país estaba bajo agua. En ese punto, en términos de su impacto humano, la catástrofe ya había sobrepasado tanto el tsunami de 2004 como el terremoto de Haití en 2010. El 10 de agosto, las Naciones Unidas anunciaron que seis millones de paquistaníes necesitaban ayuda humanitaria inmediata sólo para sobrevivir.

El 14 de agosto, otro medio millón de personas fueron evacuadas de la ciudad sindhi de Jacobabad. Ya comenzaban a circular teorías conspirativas en Pakistán sobre terratenientes que habían destruido deliberadamente diques para alejar las aguas de sus propiedades hacia aldeas campesinas, o sobre la posibilidad de que los militares de EE.UU. hayan desviado las aguas de su base en Jacobabad. Se anunció que 18 millones de paquistaníes habían sido afectados ahora adversamente por las inundaciones, por haber sido desplazados, aislados de toda ayuda por las aguas, o perdido sus cosechas y otras propiedades. El día siguiente, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, al inspeccionar los daños, declaró que era “el peor desastre” que ha presenciado.

A la semana siguiente un segundo desbordamiento de agua afectó la provincia Sindh. El 30 de agosto sumergió la ciudad de Sujawal (población 250.000). Un día después, sin embargo, hubo sólo 16 menciones de Pakistán en todas las emisiones de noticias de la televisión estadounidense, en su mayoría en CNN. El fin de semana del Día del Trabajo, comenzó a fallar otro importante dique en Sindh y, hasta el 6 de septiembre, varios cientos de miles de personas más tuvieron que huir del distrito Dadu, y todos los distritos, menos cuatro, en esa rica provincia agrícola habían sufrido por lo menos una cierta inundación.

Actualmente, casi seis millones de paquistaníes siguen sin vivienda, y muchos ni siquiera han recibido carpas para refugiarse. En amplios sectores del país, carreteras, puentes, cultivos, centrales eléctricas –todo lo que importa para la economía– están inundados y dañados o simplemente arrastrados por las aguas. Incluso aunque hubiera dinero para las reparaciones (sigue siendo incierto), tomará años reconstruir lo que se perdió y, para muchos entre esos millones de personas, el futuro no significará nada fuera de más miseria, enfermedad y muerte.

Por qué las noticias no aparecieron en las noticias

En EE.UU., el contraste con la cobertura total en las noticias por cable sobre el terremoto haitiano en enero y el flujo resultante de donaciones públicas fue palpable. No sólo no se ha cumplido con el pedido de 460 millones de dólares de ayuda de las Naciones Unidas para cubrir los primeros tres meses de reacción ante las inundaciones, sino parece que en la semana pasada las donaciones se han agotado. El gobierno de EE.UU. prometió 200 millones de dólares (desviados en parte de un programa ya existente de ayuda para Pakistán) y suministró helicópteros artillados para rescatar a refugiados aislados o llevarles ayuda.

¿Y la sociedad civil estadounidense? No se organizaron conciertos de rock para ayudar a los niños paquistaníes que duermen en las carreteras o en campos abiertos infestados de alimañas. Ningún evento deportivo ofreció los ingresos para ayudar a víctimas que corren peligro de contraer cólera y otras enfermedades. Fue como si el gran diluvio paquistaní estuviera sucediendo en otra dimensión, más allá del campo visual de los estadounidenses.

Se ha sugerido una serie de explicaciones para la falta de empatía, o siquiera interés, para no hablar de una visible renuencia estadounidense a ayudar a millones de paquistaníes. Para comenzar, hubo temores perfectamente razonables, incluso entre paquistaníes-estadounidenses, de que ese dinero de la ayuda simplemente fuera embolsado por funcionarios corruptos del gobierno. ¿Pero era realmente el gobierno haitiano tanto más transparente y menos corrupto que el paquistaní?

También se ha sugerido que nuestros conciudadanos sufren de cansancio de los donantes, en vista de la cadena de desastres mundiales en los últimos años y la mala situación económica interior. El 16 de agosto, por ejemplo, Glenn Beck despotricó: “No podemos seguir gastando. ¡Estamos en bancarrota! El juego se acabó… nadie va a llegar corriendo a ayudaros… ¿Veis la situación en Pakistán? La gente estaba haciendo fila para recibir ayuda de las inundaciones. Y se quejaban: ¿cómo es posible que no esté aquí la ayuda? Mirad, cuando EE.UU. desaparezca, ¿quién va a salvar a la gente en Pakistán? Comprended, hay que cambiar esto, porque siempre somos nosotros los que llegamos corriendo a salvar a la gente.”

Y a pesar de todo, la inundación de un quinto de un país del tamaño de Pakistán es –o por lo menos debería ser– un dramático evento global e incluso pequeñas sumas, acumuladas, serían importantes. (Un dólar y medio de cada estadounidense habría bastado para cumplir con el llamado de la ONU.) Algunos han sugerido que la islamofobia visible en el debate sobre el centro comunitario de propiedad musulmana en Park 51 en Manhattan hizo que la gente estuviera menos dispuesta a donar para las víctimas musulmanas del desastre.

¿Y dónde quedan esos argumentos de seguridad nacional de que Pakistán con armas nucleares es crucial no sólo para la guerra de EE.UU. en Afganistán, sino para el modo de vida estadounidense? Irónicamente, el colapso de la narrativa neoconservadora sobre lo que se necesita para garantizar la seguridad de la “única superpotencia” del planeta parece caído sobre la cabeza del presidente Obama. Uno de los pocos temas que adoptó con entusiasmo del gobierno Bush ha sido la idea de que un pobre país asiático de 170 millones de habitantes a mitad de camino hacia el otro lado del mundo, que enfrenta un desafío de unos pocos miles de fundamentalistas rurales, es la clave para la seguridad de EE.UU.

Si las inundaciones paquistaníes revelan una cosa es que los estadounidenses consideran ahora explicaciones semejantes a través de ojos cada vez más influenciados por prejuicios. Actualmente, no importa si es la Guerra Afgana o esos millones de desesperados campesinos y habitantes de las ciudades en Pakistán, la mayoría del público ha decidido ignorar el teatro de operaciones AfPak. No es tan sorprendente. Habiendo visto como el colapso de nuestro sistema financiero a manos de financieros corruptos produce desempleo masivo y ejecuciones hipotecarias masivas, ha decidido evidentemente, como incluso lo admite Glenn Beck, que “ha pasado la hora” de las aventuras imperiales en el extranjero.

Otra explicación también podría tener una cierta relevancia en este caso, aunque normalmente no se habla mucho del tema. ¿Fue una decisión de los medios corporativos no cubrir intensivamente el desastre en Pakistán un factor importante en la apatía del público, especialmente ya que tantos de nuestros ciudadanos obtienen sus noticias de la televisión?

La falta de cobertura tiene que explicarse, ya que los medios corporativos adoran usualmente los desastres apolíticos, provocados por el clima. Pero cubrir una inundación en un lejano país asiático es, para la televisión, costoso y difícil desde el punto de vista logístico, lo que en estos tiempos económicos difíciles puede haber influido en las decisiones de programación. Obviamente, también existe una tendencia en las noticias capitalistas a cubrir lo que atrae dólares de publicidad. Si a esto se suma el hecho de que, a diferencia de la historia de la “retirada” de Iraq o de la controversia por la “mezquita en la zona cero”, el desastre en Pakistán no fue un match de fútbol entre el Partido Republicano y el Partido Demócrata. ¿Y si, de hecho, el que los estadounidenses se hayan perdido esta calamidad resulta sobre todo de que malas noticias de un país surasiático poco conocido, repleto de campesinos musulmanes, no son exactamente “Mujeres desesperadas” y no venderían tampones, desodorante, o Cialis, o no tienen que ver con políticas partidarias en el interior del país?

El gran diluvio paquistaní no existió, parece, porque no estuvo en la televisión, porque no habría producido audiencias para productos, y no trataba enteramente de nosotros. Como lo vimos el 11 de septiembre de 2001, y de nuevo en marzo de 2003, sin embargo, el que nuestros medios electrónicos no informen al público sobre eventos globales de importancia central es en sí una amenaza para la seguridad de la república.


Juan Cole es profesor titular de la cátedra de historia Richard P. Mitchell de la Universidad de Michigan y director de su Centro de Estudios para el Sur de Asia. Su último libro: Engaging the Muslim World , acaba de aparecer en una edición revisada en rústica de Palgrave Macmillan.

Su blog es Informed Comment.

Domingo, 13 de abril del 2014
La victoria de Luis Guillermo Solís el pasado 6 de Abril Empresas multinacionales abandonan Costa Rica Legalizacion de la mariguana Israel amenaza a los palestinos con tomar medidas unilaterales
Encuestas
    • ¿Podra Luis Guillermo Solís traer el cambio que sus seguidores esperan?

      Loading ... Loading ...