Colaboraciones

La burguesía y su Gobierno son un fraude: ¡QUE SE VAYAN TODOS!

Por: Partido Obrero Socialista
Artículo publicado en Amauta con permiso del Partido Obrero Socialista de Costa Rica

Publicado el: Domingo, 1 de mayo del 2011

Abajo el Golpe de Estado Parlamentario

Ante la imposibilidad de contar con los votos suficientes y encubrir votos negociados bajo cuerda con algunos diputados de “oposición” para tomarse el Directorio Legislativo , el Gobierno y su partido, el PLN, han perpetrado un “golpe” legislativo  reeligiendo al candidato oficialista Luis Gerardo Villanueva con 26 votos (el mínimo es 29) y sin haber  quórum pues el “bloque de oposición” se había retirado del recinto como protesta por el cambio que los oficialistas hicieron en el procedimiento  de voto al tratar de obligar a hacer la elección del  Directorio primero con una urna y luego  en el podio y con control de cámaras.

Gerardo Villanueva ha declinado en su nombramiento “amañado” y ha habido una serie de negociaciones para repetir la elección insistiendo el PLN en modificar el procedimiento para garantizar el encubrimiento de los votos “traidores” de  “oposición” que han negociado para tener los votos necesarios para garantizarse la reelección.

Coro político, por Cai Baolie

La resistencia del Gobierno y el PLN de no aceptar perder el control del Directorio Legislativo los ha llevado a echar mano del mismo recurso que utilizaron en el Referéndum sobre el TLC  con el “Memorándum Casas- Sánchez” y han violentado los procedimientos reglamentarios establecidos para ganar a como haya lugar.

No está claro qué perspectivas tendrá esta crisis en términos coyunturales. No está claro si habrá una nueva elección y si ésta será negociada en los procedimientos o si la Asamblea Legislativa entrará en un “lock out” o parálisis hasta que se quiebre el bloque opositor y consigan restablecer el quórum y garantizarse un bloque oficialista en el Directorio de este primer poder del régimen burgués. O que la pretendida “Alianza por Costa Rica” se haga del Directorio o lo negocie con el PLN y negocie como lo ha anunciado es su voluntad con Laura Chinchilla. Lo cierto es que hay una división profunda en la burguesía y una crisis del régimen que toca más abiertamente hoy al Poder Legislativo.

El Gobierno se resiste a pesar de su extremada debilidad, a concretar un Pacto social y busca preservar el grueso de su política y proyectos con acuerdos o Pactos específicos mientras la “oposición”, especialmente el PAC y Frente Amplio, tratan de que se establezca un Acuerdo Nacional o Pacto social habida cuentas que el PLN no tiene mayoría, el Ejecutivo se debate en una crisis de gobierno con la caída de varios Ministros clave (Presidencia y Seguridad Pública), el desprestigio de las Concesiones de Obra  Pública (Caldera y la Platina) la pérdida del proyecto de privatización de los puertos de Limón y la estrepitosa pérdida del Proyecto minero Crucitas, y que a esto se suma la división interna entre  los sectores de Laura Chinchilla y el figuerismo  y el Arismo que controla el PLN.

La crisis capitalista mundial se ha instalado localmente y  ha hecho estancar la economía y repercutido en sectores importantes como los exportadores. El problema del déficit fiscal y la  contracción en los servicios públicos y en la actividad privada aunada a la frustración de reactivación vía las aperturas de mercado (TLC) y atracción de inversiones que favorezca a toda la burguesía y no solo a los mejor conectados como los sectores que representa Arias y el grupo SAMA, ha hecho saltar el nerviosismo y la pelea por garantizarse por parte de cada sector burgués su sobrevivencia.

Pero la burguesía sabe que para recuperarse y encarar la crisis capitalista debe enfilar baterías contra los trabajadores y el pueblo y esto no es posible con un gobierno débil ya castigado por el pueblo al no darle al PLN la mayoría de diputados para garantizarse el control del Gobierno y régimen  y solo darle el apoyo a una Presidenta que solo trata de arbitrar tanto internamente como con la oposición a duras penas. La burguesía en estas condiciones está dividida en un sector que cree que con el aval del control del Ejecutivo y una fracción que en componendas con el Movimiento Libertario antes con el Pacto “LILI” que se pinchó o con el concurso de diputados de “oposición” que se vendan al mejor postor, puede llevar adelante las políticas de favorecimiento a un sector de la burguesía y de los planes antiobreros y antipopulares.

Los otros sectores burgueses piensan que es hora de un gran Acuerdo y cogobernar para que no solo un sector se favorezca y para que los planes antiobreros y antipopulares sean atemperados o mitigados y tengan real eficacia en su aplicación. Entre estos sectores están fuera de la Asamblea Legislativa, las burocracias sindicales y campesinas  y de las organizaciones sociales y las rectorías de las Universidades Públicas que insisten en aferrarse a los despojos del Estado Social de Derecho que todavía la burguesía no ha rematado y que garantiza para ellos la mejor manera de preservar el régimen burgués y las fuentes de sus privilegios.

Hay que aclarar que la “oposición”  no tiene ni un ápice de progresivo. Para muchos sectores de izquierda, especialmente del Frente Amplio pero inclusive  sectores más a la izquierda de este, cualquiera que le gane a Liberación es un avance  y le endilgan a este bloque que une libertarios con neoestalinistas y socialcristianos con socialdemócratas variopintos un carácter antiliberacionista que no tiene. Son sobradas las declaraciones de este bloque opositor de llamar al diálogo y de ofrecerle el mejor respaldo para que Laura Chinchilla pueda hacer Gobierno. No es que son un bloque sin principios porque a pesar de las diferencias “ideológicas” todas las expresiones del los partidos en la Asamblea Legislativa son burgueses o pequeñoburgueses que defienden el sistema y a la burguesía y no representan a la clase trabajadora ni son expresión alguna de la independencia política de los trabajadores caso del FA de Merino. En tal sentido son proclives a acuerdos para el sostén del régimen burgués todos.

Pese a ello, la decisión de violentar el derecho democrático burgués y una de sus instituciones consumando un “golpe de estado parlamentario”  debe ser  condenada y enfrentada. Condenamos el golpe parlamentario, exigimos que se respete el mecanismo reglamentario establecido para la elección del Directorio y es más exigimos que la votación no sea secreta y sea abiertamente pública.

La burguesía está en crisis. Su gobierno e instituciones están en crisis. Lo que procede es “Que se Vayan Todos” y se adelanten las elecciones sobre la base de la libre participación de todo partido, organización o presentación individual de candidatos en elecciones generales. Los socialistas creemos firmemente que no es la Alianza burguesa “por Costa Rica” sino la “Alianza de los trabajadores, campesinos, sectores populares” la que puede sacar al país de la crisis sobre la base de un Programa que resuelva las necesidades de estos sectores como : Trabajo para todos, salarios adecuados al costo de vida real, control de los trabajadores de los precios y tarifas, tierra para el que la trabaja y apoyo financiero y asesoría técnica para los campesinos pobres y medios, educación pública gratuita y costeada por el Estado desde preescolar hasta la misma universidad, salud pública de calidad sin filas ni biombos y con eficiencia para todos y todas, moratoria de la deuda interna y externa para que el estado tenga los recursos para este plan. Los socialistas creemos que solo un Gobierno de los trabajadores para construir una sociedad de los trabajadores puede resolver los problemas de los mismos trabajadores y del pueblo.

Comentarios

comments