Nacionales

Desperfectos de la fuerza roja

Por: Tamara Barrantes Padilla
Colaboradora de Amauta

Publicado el: Sábado, 1 de junio del 2013

Los taxis alrededor del mundo ha tomado un poderío imaginable, ya que, era de suponerse que muchos prefieran la rapidez y comodidad de un taxi, a ir en un tren lento y todo golpeado o en un bus de pie y que hace paradas cada 100 metros, sin embargo no todo es tan bueno como parece, y eso por culpa de los encargados de conducirlos, los choferes, que molestos que resultan en variadas ocasiones.

taxi estatuaPara empezar no hay nada más fastidioso que estar en un taxi, y que su conductor no respecte la ley de tránsito, si es de día se estacionan en donde sea, y le corresponde a el usuario ingeniárselas para bajarse, tenemos suerte cuando es verano porque no caemos en un charco, y si es de noche es común verlos pasarse más de un semáforo en rojo, y uno que otro alto o ceda, en esos momentos es cuando creo que convendría una escuela para poder tener el derecho de conducir taxis.

Deberíamos tener en el país al menos una capacitación obligatoria de cómo ser un buen taxista, y no solo pedir como requisito para ser taxista tener al día todos los permisos, eso para que aprendan un poco de modales, porque aunque, unos son un pan de Dios, tienen la cualidad de parecer loros que comen masa con sal, porque, no se detienen ni un segundo a tomar aire de tanto que hablan, considero que el silencio es algo primordial, como dicen el cliente es el que manda, si uno quiere hablar perfecto, pero qué culpa tiene uno de tener que escuchar a un loro quejándose, o escuchar a todo volumen el radio y peor aún el pito, que para cualquier cosa lo usan, cuando se supone que se debe tocar solo en momentos de emergencia.

En nuestro país los taxis tienen historia, desde manifestaciones por sus derechos violados, conductores todos con sus respectivas historias sorprendentemente increíbles, hasta taxistas con pasajeros únicos, desde una loca escapa de un manicomio hasta el robo de una vaca, en la estadística mas reciente se calcula que existen 13.675 taxis en el país, cada patria tiene su propio taxi con sus respectivas características, es como si fueran una figura típica, en nuestro caso son rojos y con un triangulo amarillo que los identifica, es por esa razón, que considero que deberían dar el ejemplo lo mejor posible, porque a demás son muchos y todos iguales, parecen conejos, cada vez son más.

Nada mas imagínese que los porteadores dejarán de existir, con ellos se irían las pocas buenas atenciones, porque algo que no tienen los porteadores son buenos carros, por lo tanto deben ser amables, porque si tras de feos nos tratan mal, no tendrían futuro, en cambio la fuerza roja en su mayoría tiene el carro impecable, de eso no nos podemos quejar, además de que es lo mínimo que nos podrían ofrecer, porque, por lo de mas creen tener derecho a tener mala cara, de vez en cuando a tener la “maría” alterada y no tener cambio para el vuelto.

Hasta ahora vamos bien, pero, ponga cuidado cuando viaja en un taxi y no se sabe la dirección exacta del destino, allí si corremos con mala suerte, los choferes son mañosos y se aprovechan de nuestra nobleza y nos llevan a dar un recorrido por donde sea, hasta llegar a un monto poco modesto para poder bajarnos, ahora bien, deficiente es que te subas a un taxi, pidas que te lleven a “Barrio Amón”, y no sepa el chofer donde queda, como mínimo si vas a ser taxista alguna vez, estudia un poco la provincia en la que vas a trabajar, por favor.

Esto es un asunto que nos afecta a la mayoría y no termina aún, porque por insistir en presumir sus accesorios para deslumbrarnos con eso de la tecnología, a pesar de que a nosotros los usuarios no nos interesa, los choferes andan con el celular atentando con nuestra vida, o tiene los audífonos puestos y cortan la comunicación por completo, eso me parece que es la irresponsabilidad en su máximo esplendor, si a todos los ciudadanos la ley les ordena, el uso del cinturón, el no celulares y las sillas para niños, donde tienen los taxistas la corona de reyes, que cuando no cumplen con estas indicaciones, las multas no los preocupan.

Todo esto que les cuento puede que les suene conocido, pero es que para mala suerte de los choferes de taxi, no se pueden quitar el tiro, este transporte público podría llegar a ser el mejor, tiene la ventaja y sin mucho esfuerzo, sin embargo, el interés es poco de parte de ellos, por eso, yo les recomiendo que si tienen tiempo, ahórrense dinero y no viajen en taxi, es preferible el olor a pollo frito de un bus, a tener que pasar un deficiente rato en el trasporte público modalidad taxi.

Comentarios

comments