Internacionales

El hombre crea también según las leyes de la belleza

Por: Francisco Umpiérrez Sánchez
Artículo publicado en Amauta con permiso del autor

Publicado el: Jueves, 8 de agosto del 2013

Les transcribo unas palabras de Marx contenidas en el primero de los Manuscritos de Economía y Filosofía, página 112 según la edición 1980 de Alianza Editorial:

“El animal forma únicamente según la necesidad y la medida de la especie a la que pertenece, mientras que el hombre sabe producir según la medida de cualquier especie y sabe siempre imponer al objeto la medida que le es inherente; por ello el hombre crea también según las leyes de la belleza”.

(Arte: Marcelo Pogolotti)

(Arte: Marcelo Pogolotti)

Me fijo en el concepto de medida y aprecio su importancia para la Estética. No digo que la belleza se reduzca a la medida ni que sea la medida su único concepto, pero sí es un concepto fundamental. Me fijo después en que cada especie tiene su medida. Pienso en los nidos de los pájaros y en su medida. Aprecio su belleza. Añado a su medida su forma. Ahora pienso en la primera superioridad del ser humano respecto a los animales: sabe producir según la medida de cualquier especie. Esto le da al ser humano su aíre imponente de universalidad. Pienso luego en su segunda superioridad: sabe siempre imponer al objeto la medida que le es inherente. El ser humano se vuelve objeto de alabanza y admiración. Se vuelve dios. Es el más grande de los creadores que habita en la tierra y en el universo.

He hablado de la estética de las cosas y de la medida que es inherente a los objetos. Pero los propios seres humanos y sus relaciones mutuas también deben ser objeto de las leyes de la belleza. Luego deberían estar sometidos a la medida que les es inherente. Pero en el terrero de la construcción de las relaciones sociales se abre paso la fealdad: lo desmedido y lo desproporcionado. Hay seres humanos que viven con tan poco, están tan sometido a las medidas pequeñas, que no llegan a vivir siquiera como seres humanos. Y mueren. Son la enorme fealdad. Y a su lado hay otros seres humanos que viven con desproporcionada riqueza, viven enajenados en el exceso y el derroche, viven sometidos al humor y al capricho. Son víctimas de la codicia y representan una fealdad aún peor que la que representan los seres deshumanizados por las necesidades insatisfechas.

Eso es el capitalismo: la construcción de las relaciones sociales según el principio de la fealdad: la desproporción y la desmedida. Y esto debería ser el socialismo: la construcción de las relaciones sociales según el principio de la belleza: la medida que le es inherente a la vida humana.

Comentarios

comments

Martes, 27 de junio del 2017
La situación en Siria continúa siendo crítica, muchos han decidido tomar bandos sin antes haber analizado la situación a profundidad; por lo que decidimos explicar en detalle lo que...
Encuestas
    • ¿Se debe permitir la Fertilización In Vitro en Costa Rica?

      Cargando ... Cargando ...