Haga sus donaciones a Amauta

Nacionales

Asesor jurídico tico admite que lo ocurrido en Portillos no es invasión ni agresión

Por: Carlos Salazar Fernández
Artículo publicado en Amauta con permiso de ElPaís.cr y del autor
Fuente: ElPaís.cr

Publicado el: Lunes, 9 de septiembre del 2013

El principal asesor jurídico de Costa Rica en los diferendos con Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Arnoldo Brenes, admitió que lo ocurrido en isla Portillos en octubre del 2010 no califica como agresión o una invasión.

Así lo explicó el experto en el marco del programa de televisión “Sobre la Mesa”, del jueves 22 de agosto, realizado por el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP), la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica (UCR).

En el primer segmento de la emisión, la conductora y periodista Natalia Rodríguez entrevista al funcionario que lleva muchos años en la cancillería asesorando a Costa Rica en sus distintos demandas con Nicaragua en La Haya.

En una de sus respuestas el funcionario indica que “para ser rigurosos, los términos a emplear son incursión, ocupación ilegal del territorio nacional. Agresión supone el uso de la fuerza, y no aplica, porque no hubo uso de la fuerza, no hubo violencia”.

En otra parte de la entrevista, disponible en You Tube, Brenes precisa ante una pregunta adicional que la incursión tuvo lugar en el extremo Norte de Isla Calero, denominado Isla Portillos.

Este programa se da en momento en que varios sectores en Costa Rica reclaman a la Presidente de Costa Rica haber sobre dimensionado el reclamo del Presidente Daniel Ortega en relación con Guanacaste.

El analista político Luis Emilio Jiménez, conductor del mismo programa, junto con la periodista Natalia Rodríguez, editorializa lo que debió de hacer Costa Rica ante las palabras de Daniel Ortega: “a palabras necias, oídos sordos”, al final del programa.

Entrevistados por este medio sobre las aclaraciones hechas por Arnoldo Brenes, el abogado ambientalista Álvaro Sagot indicó que esas manifestaciones implican varias cosas “muy serias”.

“La primera es que existió un engaño para el pueblo e incluso para la parte institucional y por supuesto que esto llegó hasta la Sala Constitucional, pues llevó a que se rechazara ad portas mi acción de inconstitucional contra ese espurio decreto de emergencia nacional”, expresó.

Agregó que “de segundo, tenemos que con esa mentira hecha pública, se genera más desconfianza en nuestros gobernantes y al Estado Social de Derecho en el que vivimos, donde existe el presupuesto de confianza en las y los gobernantes, pues se confirma que existe descaro y desprecio por la población. Cuando se pierde la vergüenza, se es sinvergüenza”.

“Finalmente tenemos que con esa mentira se ha permitido que se roben millones de millones de colones de la Hacienda Pública, y mientras todos los que han firmado y participado siguen sinvergüenza viéndonos a la cara como si nada, y ello es inmoral”, sostiene Sagot.

Concluyó que “Todo que demás se diga está sobrando”.

Por su parte, Nicolás Boeglin, profesor de derecho internacional de la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica indicó  que “para Don Arnoldo Brenes, es un tema de pura semántica y señala en esta entrevista del programa que auspicia la Escuela de Ciencias Políticas de la UCR no ve cuál es el punto de distinguir un término de otro”.

“Está en todo su derecho de pensar así, aunque  me parece que subestima la capacidad de entendimiento de los televidentes. Tratándose además de un  canal como el Canal 15 de la UCR y de un programa de análisis muy serio como lo es “Sobre la Mesa”, afirmar que “la gente no entiende”  la diferencia entre “incursión” o “ocupación ilegal” y un acto de agresión o invasión me parece francamente risible”, comentó Boeglin.

Para Boeglin “este juego de palabras realizado por las autoridades desde octubre del 2010, que yo calificaría de muy sutil, ha empezado a interesar a especialistas en temas de comunicación política”, señaló a elpais.cr.

“El referirse de manera sistemática a una “invasión” o “agresión”, sobre todo cuando se sobre dimensiona al hablar de “Calero” y no de un punto muy remoto como lo es “Isla Portillos”, ha permitido a la actual administración justificar ante la opinión cosas poco justificables, como la denominada trocha fronteriza, por ejemplo”, resaltó.

Entre tanto, para el abogado y académico Walter Antillón Montealegre, “Brenes tiene razón en que lo de Isla Portillos, por su reducida escala y sus objetivos, no es una invasión ni una agresión en sentido jurídico internacional”.

“Se trata, en efecto, de una mera incursión. Pero es poco serio e irrespetuoso que el gobierno de Costa Rica dijera oficialmente que se trataba de una invasión, con el fin de que la gente le diera importancia”, apuntó Antillón.

El académico resaltó que “Brenes, sin proponérselo, viene ahora a revelar la existencia de una conducta cínica e irresponsable del gobierno de Costa Rica, que exagera y deforma los hechos con fines patrioteros y demagógicos”.

Comentarios

comments

Viernes, 12 de febrero del 2016
  La polémica causada por la aplicación Uber, nos ha demostrado la frustración que sienten los costarricenses para con el servicio tradicional de taxis y para con el servicio público...
Encuestas
    • ¿Se debe permitir la Fertilización In Vitro en Costa Rica?

      Loading ... Loading ...