Colaboraciones

Criminalidad: La solución es integral

Publicado el: Viernes, 23 de octubre del 2015

Por: Roberto Salas Sánchez
Sociólogo

Varias preguntas surgen a raíz de la llamada “ola de criminalidad” (una ola es una onda de gran amplitud que se forma en la superficie del agua a causa del viento o de las corrientes, la criminalidad no es un fenómeno aislado, existen fuerzas que la empujan) que ha surgido en los últimos meses, preguntas que no necesariamente tienen una respuesta o solución al corto plazo. El presente artículo expondrá algunas de estas cuestiones, no todas, las que quedan fuera no son contempladas no por no ser importante, si no porque se pueden considerar en otra análisis.

En primera instancia, hay un determinismo en explicar los fenómenos criminales como situaciones meramente casuísticos, es decir, situaciones que en cualquier otro contexto igual se darían, este tipo de entendimiento dejaría por fuera no solo la constitución histórica del fenómeno de la criminalidad (para este caso el crimen organizado relacionado con el tráfico ilegal de estupefacientes), sino que lo dejaría como un fenómeno ahistórico. Pensar a priori, que este tipo de criminalidad se da por los movimientos del crimen organizado extranjero (básicamente colombiano o mexicano) le quita el peso y evita pensar en los factores de composición o descomposición de la sociedad costarricense, sería como decir que el problema es de los otros, pero que los locales aprenden bien, y este tipo de pensamiento crea un sesgo en el tipo de intervención que se debe sostener para el mejoramiento de la calidad de los habitantes de Costa Rica.

Hay un componente importante que se debe considerar no solo para entender, sino enfrentar esta problemática, y es la constitución de la sociedad costarricense como tal, y la capacidad que tiene para crear estructuras criminales, para que esto se dé, debe tener una base determinada que aporte las condiciones materiales para que estas nazcan, crezcan y evolucionen, además que tengan la capacidad de reproducirse y crear otras estructuras, algo así como células criminales. Para empezar debe existir el recurso humano, el cual en evidencia hay, pero, de donde salen?. Son estos representantes del desplazamiento social a causa del empobrecimiento y la polarización de la sociedad actual?. Son una fuerza laboral no formal dedicada al crimen organizado representante de los casi 200000 NINIS que el Instituto Nacional de Estadística y Censos determino en el censo poblacional del 2011?.

Esta cantidad importante de personas (seres humanos con necesidades), cuyas edades oscilan mayormente entre los 18 a los 30 años presentan un alto grado de vulnerabilidad para conformar estas estructuras criminales, no solo como actores directos, sino como factores coadyacentes de las problemáticas sociales, por ejemplo (y cito solo algunas), falta de empleo, adicción a drogas, embarazo adolescente (que crece entre las personas de los 12 a los 25 años según el INAMU y la CCSS), este último tiene un peso bidireccional entre hombres y mujeres, carencia de espacios sociales asertivos entre muchos otros que se pueden dar en las comunidades costarricenses.

Aquí es donde surge un cuestionamiento aun más grande y es referente al tipo de abordaje que se le está dando a esta problemática. En primera instancia, el reclamo social y el manejo mediático de esta situación hace que se tomen decisiones políticas que responden a un librito cual manual de intervención, el cual consiste en el binomio vigilar-castigar, y este se da por dos razones básicas, la primera porque es la que más vende en los medios y que pretender tener un impacto mediático en la criminalidad y en la sociedad, ajustada al control social objetivo y subjetivo, pero que solo raspa el sarro de la criminalidad, pero que no cura las causas de este. En segunda instancia, la intervención policial directa, por medio de los recursos represivos establecidos, con la logística ya determinada y los insumos pre establecidos es mas económica o que genera menos gasto social, es decir, es más económico sostener un privado de libertad que atender integralmente a las comunidades que tienen tendencias más vulnerables. Si se une la desarticulación de los grupos criminales, con la creciente cantidad de personas desplazadas se tiene una serie de efectos directos, primero la sustitución de los integrantes de las estructuras delincuenciales, creación de nuevos grupos o sub grupos, creación de pequeños brazos armados de protección, fortalecimiento de las redes de distribución y reclutamiento de representantes con poder político e incluso poder financiero.

En la actualidad, existe un comprobado abandono institucional, el paso del estado benefactor, a una economía abierta de mercado no abordó integralmente la población desplazada, y en Costa Rica existió una banalización y ocultamiento de esta problemática, esto aunado a que la asistencia social comunitaria se basó en el regalo de viviendas, asistencias sociales económicas sin control, utilización de la pobreza como recurso electoral y un posterior abandono de las comunidades, no existió un mejoramiento de las condiciones materiales de las comunidades en riesgo.

La punta del iceberg son los homicidios dolosos (437 para el mes de octubre según OIJ), como manifestación más grave de la violencia, y aunque representan un espacio importante de análisis para la articulación de acciones, su aporte es limitado si no se atiende integralmente los espacios en los cuales se desarrollan las dinámicas comunitarias. La búsqueda de explicaciones que tengan peso por lo general trata de justificar más que de proponer, y la falta de respuestas o de soluciones, además de una sociedad que en tiempo real es espectadora de estas dinámicas criminales, crea justificaciones que lejos de explicar, genera mas confusión en la sociedad, por ejemplo, vincular la violencia con la transmisión de novelas relacionadas con el narcotráfico, pensando que la no transmisión de estas disminuiría la violencia, o empezaría a generar un cambio en las relaciones criminales, así mismo, la propuesta de una comisión de alto nivel a nivel policial o jurídico, no sería más que un intento mediático de establecer las mismas políticas criminales que se han sostenido, ya que el marco jurídico y las competencias son las mismas.

Se ha pretendido crear una idea de que el camino de Costa Rica en cuanto al desarrollo de la delincuencia será parecido a México[1], y que se deben establecer medidas extremas de persecución penal, lo cual es parte de las soluciones, pero también deben existir procesos de contención social, redes de apoyo comunitario, inversión social (no solo bonos o casas gratis), acciones sostenidas y sostenibles, no solo sueños de navidad populistas, apertura de espacios de convivencia comunitaria. Recuperar los espacios públicos comunales no se logra con campañas mediáticas, ferias anuales, festivales y demás inventos para generar una expectativa de momento, se debe trabajar en los aspectos de convivencia, este es un proceso que a diferencia de la represión social es más costosa, requiere de tiempo y evaluación de metodologías, contratación de personal, lo cual está en contra de las propuestas de reducción de gasto público. Sin embargo, de no hacerse, los esfuerzos de las instituciones encargadas de la seguridad y el orden público no podrán contener la delincuencia, con el tiempo perderán credibilidad.

Lamentablemente, esto no se logra con marchas por la paz con estudiantes de primaria vestidos de blanco, encadenamientos de empresarios en las afueras de los tribunales ni mas y mas reuniones de jerarcas, toldos en los parques, comités de seguridad comunitaria aislados y victimizados, tampoco con asistencias económicas aisladas a familias, que son importantes pero no cambian realidades, siendo estas más complejas. El compromiso social debe ser integral, no intentos aislados, o ideas del momento al estilo apaga incendios, que pone en riesgo no solo el personal, sino también a la colectividad.

[1] Visita web http://www.proceso.com.mx/?p=268291

Comentarios

comments

Martes, 27 de junio del 2017
La situación en Siria continúa siendo crítica, muchos han decidido tomar bandos sin antes haber analizado la situación a profundidad; por lo que decidimos explicar en detalle lo que...
Encuestas
    • ¿Se debe permitir la Fertilización In Vitro en Costa Rica?

      Cargando ... Cargando ...